Nota del Blog

Los problemas de las organizaciones derivan de errores en la comunicación

¿Alguna vez te pasó en el trabajo que entraste en conflicto con otra persona porque no
hubo una buena comunicación? ¿Dijiste algo y no obtuviste la respuesta que esperabas?
¿No te animaste a hablar para no entrar en conflicto y después esto se convirtió en un
peso?
Si le encontras sentido a estas situaciones es porque participaste de una falla en la
comunicación, esto es muy común ya que desde niños, no nos enseñan a comunicarnos de
manera efectiva y uno de los ámbitos en los que se representa está falta de formación es en
el entorno de las organizaciones.

Estas fallas en la comunicación se pueden originar por:
No tener en claro los objetivos del equipo de trabajo y los propios.
No registrar las emociones del otro, dichas emociones cumplen un papel fundamental en la
comunicación.
Entender que solamente mi punto de vista es válido.
Guardar inquietudes sin poder comunicarlas, tarde o temprano esta falta de expresión sale
a la luz.

¿Qué habilidades debo desarrollar para evitar esto?

Desarrollar la empatía: La empatía es la habilidad de ponerse en los zapatos del otro, para
que esto ocurra es necesario validar su opinión por más que sea totalmente opuesta a la
mía, y acá es donde se hace difícil, porque no significa que voy a cambiar de opinión, pero
entendiendo que la mirada del otro es tan válida como la mía porque está teñida de
emociones, de una historia y de un punto de vista diferente, me puede mantener en una
postura más neutra y no terminar dejándome llevar por mis versión como si se tratara de
una verdad absoluta, la empatía me da más apertura a la escucha, que es clave para una
mejor comunicación.

Tener más consciencia en el lenguaje no verbal: La mayor parte de lo que comunicamos se
representa de manera no verbal, nuestro cuerpo, las características de nuestra voz, muchas
veces comunican mucho más de lo que decimos con nuestras palabras, muchas veces
preparamos conversaciones solamente pensando y desarrollando lo que vamos a decir y no
tomamos conciencia de él “como” lo decimos también comunica.

Gestionar la comunicación que tenemos con nosotros mismos (intrapersonal): Una persona
que tiene en claro lo que quiere tiene menos posibilidad de entrar en conflicto con el
entorno, la clave de esto es aprender a comunicarnos con nosotros mismos antes de hacer
pedidos o coordinar acciones con el otro, para ello es necesario intervenir en la forma que

tenemos de hablarnos, la mayor parte de nuestra vida tenemos conversaciones con
nosotros mismos y no gestionamos la calidad de la forma de conversarnos.
Desarrollar la asertividad: Ser asertivo implica comunicar lo que me inquieta, en el momento
justo, con la persona indicada, en el lugar apropiado y con palabras necesarias. Muchas
veces no nos animamos a decir algo para no entrar en conflicto o lo manifestamos de mala
manera por no gestionar la emoción, la clave para poder entender esto es pensar que el
resultado de lo que comunico, es lo que entiende el otro, si el mensaje que llega es lo que
quise comunicar, puedo interpretar que fuí asertivo.

Muchas cosas a tener en cuenta ¿No? lo importante es que se puedan implementar de a
poco, los cambios empiezan desde el primer momento. Te invito a que empieces a
desarrollar estas habilidades día a día y vas a ver como tus relaciones mejoran.

Escrito por:

Lucas Leon