Nota del Blog

Movernos: Del “Hacer en equipo” al “Hacer Juntos”

Todo movimiento, requiere en primera instancia poder identificar cual es nuestro
punto de partida y hacia donde nos importa ir, nuestro punto A y nuestro punto B.
De qué hablamos entonces cuando hablamos de “Equipo”: es un conjunto de personas
que se necesitan los unos a los otros para crear un cierto Resultado.
¿Y entonces que implica el “Hacer juntos”? es un movimiento espiralado donde mi
quehacer local y el quehacer local del otro, se conecta en un sentido que nos abarca
para crear un cierto resultado.
Surge desde el conocimiento entre personas, desde el hacerse visible mutuamente.
¿Es tan obvio hacernos visible y que el otro este visible para mí? Entendemos que no y
elegimos corrernos de lo “tan obvio”.
Implica un reconocimiento de la individualidad y particularidad de los procesos de
participación de los constituyentes de un equipo. (Aporte de Javier Lepe Honores y
María Eugenia Diamante de BioSistemia)
Me veo, y puedo verte. Si elegimos vernos, podemos crear juntos, somos en el espacio
de relación que generamos con otros.
“Hacer juntos” por lo tanto requiere observar y distinguir el entramado relacional, la
dinámica humana, ¿Qué nos pasa cuando nos encontramos? ¿Cómo es mi hacer
cuando hago con vos?
Como dice Rafael Echeveria (sociólogo y doctor en filosofía chileno, conocido por
desarrollar el discurso de la Ontología del lenguaje) “No podemos intervenir en un
mundo que desconocemos” por lo tanto es vital poder distinguir que acontece cuando
nos encontramos.
Nos importa poder mirar a las organizaciones como sistemas coherentes entre su
creer, su sentir y su hacer (Aporte de Adrian Viani – Master Coach Profesional – MBA –
Máster en Dirección de Empresas – Coach Ontológico Profesional – Director de
Coaching Mendoza), y este creer, sentir y hacer es llevado adelante por personas que
le dan existencia a este sistema y es allí donde nos detendremos a distinguir ¿Qué me
sucede y que nos sucede cuando estamos juntos?
En definitiva un “Hacer Juntos” consciente, favorece el desarrollo de la conciencia de
todas las partes involucradas, nos invita a observarnos a nosotros mismos y nos
desafía e interpela a ver a ese otro como un humano y no como un “recurso humano”,
favorece el poder inspirarnos de forma simultánea.

Escrito por:

Sebastian Fassi